Blog de eurofrits

Etiquetas inteligentes

A todos nos ha quedado claro la importancia que tiene respetar la cadena de frío de los alimentos congelados pues en el caso de que así fuera, se garantiza que los alimentos conservan las propiedades de los alimentos frescos. Pero… ¿cómo podemos saber a la hora de comprar si se ha roto la cadena?

No se puede saber a ciencia cierta, pero a simple vista se pueden observar indicios de que el producto no ha estado todo el tiempo a la temperatura adecuada.

Un ejemplo es la escarcha o hielo en el envase o en el propio alimento. Lo mejor es no comprar un producto congelado que esté en esas condiciones, así como aquel cuyo envase esté estropeado o mojado.

Las piezas enteras de carne o pescado deben estar rígidas, sin imperfecciones y no deben tener distintos colores en la superficie.

Todo esto son meras “pistas” para hacernos una idea del estado de los alimentos que compramos pero existen las llamadas “etiquetas inteligentes” que nos garantizan una mayor seguridad.

Etiquetas que cambian de color

Las “etiquetas inteligentes” indican el tiempo y la temperatura de los productos congelados, siendo capaces de cambiar de color gracias a que están dotadas de una tinta sensible a la temperatura.

El color será azul oscuro cuando la temperatura se mantenga constante a -18 grados o menos, y cambiará gracias a reacciones químicas cuando los alimentos hayan sido sometidos a altas temperaturas.

Estas etiquetas ayudan a controlar la cadena de frío y conocer si están en buen estado los alimentos, tanto los congelados como los refrigerados.

Los beneficios de estas etiquetas son indiscutibles, pues no solo ayudan a prevenir el estado de los alimentos o a aumentar la confianza de los consumidores, sino que también ayudan a disminuir los desechos de alimentos de los que hablamos en este artículo de Eurofrits.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: