Blog de eurofrits

Recomendaciones sobre productos congelados

Muchos tienden a congelar todos los alimentos que les sobran para que no se pongan malos, a modo de ahorrar y no desperdiciar alimentos. Pero esta estrategia de ahorro no siempre es buena, pues no todos los alimentos se deben congelar.

La mejor manera de desperdiciar menos alimentos es planificar bien la cesta de la compra y adquirir la cantidad de alimentos justa que vayas a consumir.

Para qué y cómo congelar

Congelar evita que los alimentos se contaminen por los microorganismos, pero afecta a la composición de los alimentos (el sabor, olor, textura…)

Congelar alimentos o comprar directamente productos congelados no hace que cambien sus propiedades nutricionales. Los nutrientes se pueden perder al manipular los alimentos o cocinarlos antes de congelarlos. Dichos nutrientes perdidos no pueden recuperarse.

Para congelar correctamente es importante tener en mente que la congelación frena el deterioro de los alimentos, pero no los mejora. Es decir, si congelamos un alimento en mal estado, al descongelarlo estará igual.

No se deben congelar los envases que ya hayan sido manipulados, a no ser que sigan congelados sin haberse roto la cadena de frío.

Recomendaciones básicas

-  No congelar alimentos que ya han sido descongelados

-  Usar los envases adecuados para mantener los productos aislados y evitar así que se deshidraten, oxiden o emitan olores.

-  Para evitar la contaminación cruzada de la que hablamos en este artículo del blog de Eurofrits, separa los alimentos correctamente en los distintos cajones del frigorífico según se indican en los dibujos del exterior. Las carnes guárdalas con los distintos tipos de carnes, separados de los pescados y las verduras.


-  Mantén el congelador a temperatura constante. Debe estar al menos a -20ºC.

-  Asegúrate de que el congelador está en buen estado y de que dispone de mecanismos que avisen si hay un problema o si la temperatura ha subido.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: