Blog de eurofrits

eurofrits

¿Son compatibles el sushi y el embarazo?

Escrito por eurofrits 21-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

Llevar una alimentación sana y equilibrada es fundamental, y sobre todo durante el embarazo, tanto para la madre como para que el bebé se desarrolle bien.

A lo largo del embarazo son necesarios una serie de nutrientes que se aportarán gracias a cuidar la dieta. Hay alimentos que se deberían consumir de manera esporádica, y otros que directamente hay que evitar.


El consumo de sushi durante el embarazo

El pescado crudo puede ocasionar infecciones por bacterias (listeria), parásitos (anisakis) y la contaminación del pescado (por el mercurio, por ejemplo).

La listeria es una bacteria que causa una enfermedad llamada listeriosis. Esta enfermedad puede surgir por el consumo de alimentos contaminados por dicha bacteria y es peligrosa en los embarazos pues puede provocar abortos o enfermedades graves al bebé.

El anisakis puede causar en la madre embarazada problemas intestinales y hepáticos, además de debilitarla. La enfermedad causada por el anisakis se puede tratar, pero el embarazo dificulta su correcto tratamiento.

Existe otra enfermedad conocida como ciguatera, que portan algunas especies tropicales y causan abortos o partos prematuros.

Cómo evitar las enfermedades

Es recomendable congelar el pescado a -20 grados centígrados durante una semana para evitar infectarnos por el anisakis.

Pero para evitar las otras dos enfermedades mencionadas, a veces no es suficiente con congelar el pescado, por eso habría que evitar el consumo de algunas especies como el pez espada, el blanquillo o panga, el tiburón, la barracuda o el atún rojo, así como el consumo de marisco crudo o anguila.

Además, según la OMS pone como límite el consumo de 360 gramos de atún a la semana (una pieza de sushi tiene un peso de 30 gramos aproximadamente) 

Te puede interesar el siguiente artículo del blog de  Eurofrits sobre el anisakis:

http://eurofrits.blogspot.es/1499327558/ 

Las tapas y raciones más rentables de los bares y restaurantes.

Escrito por eurofrits 19-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

Los restaurantes españoles conocen bien cuáles son las tapas ideales para obtener el máximo beneficio, sopesando el tiempo y dinero invertido en prepararlas.

A continuación, le detallamos cuáles son, teniendo en cuenta que muchas se pueden comprar ya congeladas por lo que serán más rentables.

Frutos secos: al ser salados, incitan a que la gente consuma bebida pues les entra sed. Además, los frutos secos no solo no sacian sino que abren el apetito, por lo que los clientes pedirán otras tapas.

Patatas bravas: Su origen es español, y gustan a todo el mundo. Son muy rentables y si las compras congeladas más aún, pues únicamente tienes que freírlas, ahorrando el tiempo de cortarlas y pelarlas.

o  Croquetas: De jamón, bacalao, boletus… sean como sean están riquísimas y siempre apetecen. Pero requieren mucho tiempo en elaborarlas, pues primero hay que hacer la bechamel, dejarla enfriar, montar cada croqueta, empanarla, freírla… sólo son rentables si están congeladas, pues al igual que las patatas bravas, te ahorras todos los pasos y únicamente tienes que freír y servir.

o  Ensaladilla rusa: un clásico en cualquier bar español. Es fácil de elaborar y sus elementos son baratos: guisantes, patatas, zanahoria, mayonesa… Se puede hacer desde por la mañana y conservar en el frigorífico para servirla durante todo el día, sin tener que preocuparse de calentarla ni cocinarla antes de servir.

o  Tortilla de patata: es una de las tapas más versátiles, pues la puedes servir a cualquier hora del día. Es rentable pues sus ingredientes son el huevo, las patatas y la cebolla.

Pero al igual que las croquetas, requiere tiempo en elaborarlas, por lo que una opción es comprarlas congeladas. En Eurofrits puedes encontrarlas con patata normal y patata plancha con cebolla.


Etiquetas inteligentes

Escrito por eurofrits 17-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

A todos nos ha quedado claro la importancia que tiene respetar la cadena de frío de los alimentos congelados pues en el caso de que así fuera, se garantiza que los alimentos conservan las propiedades de los alimentos frescos. Pero… ¿cómo podemos saber a la hora de comprar si se ha roto la cadena?

No se puede saber a ciencia cierta, pero a simple vista se pueden observar indicios de que el producto no ha estado todo el tiempo a la temperatura adecuada.

Un ejemplo es la escarcha o hielo en el envase o en el propio alimento. Lo mejor es no comprar un producto congelado que esté en esas condiciones, así como aquel cuyo envase esté estropeado o mojado.

Las piezas enteras de carne o pescado deben estar rígidas, sin imperfecciones y no deben tener distintos colores en la superficie.

Todo esto son meras “pistas” para hacernos una idea del estado de los alimentos que compramos pero existen las llamadas “etiquetas inteligentes” que nos garantizan una mayor seguridad.

Etiquetas que cambian de color

Las “etiquetas inteligentes” indican el tiempo y la temperatura de los productos congelados, siendo capaces de cambiar de color gracias a que están dotadas de una tinta sensible a la temperatura.

El color será azul oscuro cuando la temperatura se mantenga constante a -18 grados o menos, y cambiará gracias a reacciones químicas cuando los alimentos hayan sido sometidos a altas temperaturas.

Estas etiquetas ayudan a controlar la cadena de frío y conocer si están en buen estado los alimentos, tanto los congelados como los refrigerados.

Los beneficios de estas etiquetas son indiscutibles, pues no solo ayudan a prevenir el estado de los alimentos o a aumentar la confianza de los consumidores, sino que también ayudan a disminuir los desechos de alimentos de los que hablamos en este artículo de Eurofrits.


Fecha de caducidad y de consumo preferente

Escrito por eurofrits 12-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

Fecha de caducidad

La fecha de caducidad la deben llevar todos los alimentos perecederos. Todos los alimentos con fecha de caducidad reflejan que no durarán muchos días y que pueden albergar bacterias o microorganismos patógenos. Éstos son la leche, los yogures, carnes, pescados, productos envasados al vacío…

Esta fecha indica el día día límite en el que se deben consumir los alimentos, pues una vez haya pasado esta fecha, se pueden encontrar en mal estado por lo que puede ser peligroso consumirlos, causando daños a nuestra salud por la posible presencia de bacterias.

Fecha de consumo preferente

Cosa distinta es la fecha de consumo preferente. La llevan los productos que son más duraderos como las legumbres, cereales, huevos, aceite, pastas...

La principal diferencia es que consumir un alimento después de la fecha de consumo preferente indicada, no te ocasiona ningún riesgo, no es perjudicial para la salud.

Pasada esta fecha, los alimentos pueden perder propiedades como el sabor, el olor, la textura, el color…

  

    


Si observamos que queda poco para la fecha de caducidad de un alimento y no lo vamos a consumir, lo podemos congelar, para así poderlos consumir una vez descongelados aunque ya haya vencido la fecha.

Es importante cocinarlos adecuadamente para asegurarnos que estén libres totalmente de microorganismos nocivos, pues hay riesgo de que existan, y más cuando se ha superado la fecha de caducidad.

Los platos que hemos cocinado también se pueden congelar antes de que caduquen, para poder consumirlos inmediatamente después de descongelarlos.

Ambas fechas son excluyentes entre sí, es decir, no pueden aparecer las dos en un mismo producto.

Los productos congelados tienen una mayor vida útil, pues se conservan durante más tiempo que los frescos, por lo que si quieres disponer de alimentos en casa sin tener que estar preocupándote constantemente de la fecha de caducidad, lo mejor es comprarlos congelados.

Existen muchas empresas que venden este tipo de productos. En Eurofrits encontrarás una amplísima variedad de productos de calidad listos para ser consumidos en cualquier momento y que te permitirán mantener una dieta variada y equilibrada.


Cómo congelar los alimentos adecuadamente

Escrito por eurofrits 10-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

Los congeladores nos permiten hacer compras grandes, pues gracias a ellos, los alimentos se conservan y mantienen en buen estado durante más tiempo. Ésto nos da la ventaja de poder disfrutar en casa de todo tipo de productos sin tener que ir a comprarlos diariamente.

Cuando compras productos congelados, es muy importante, como ya hemos recalcado en otros posts, no romper la cadena de frío. Para ello es aconsejable comprar estos productos los últimos de todos al hacer la compra y almacenarlos es bolsas isotérmicas, lo que evitará que los alimentos sufran cambios de temperatura bruscos. Se debe llegar a casa cuanto antes para meterlos en el congelador.

A la hora de congelar alimentos frescos, es crucial hacerlo únicamente con los que están en perfecto estado, pues si congelamos los que están deteriorados, al descongelarlos seguirán en las mismas malas condiciones.

Hay que saber que no todos se congelan de la misma forma.

La carne se debe limpiar y cortar en porciones.

El pescado también se debe limpiar, escamar y hay que quitarle las tripas y la cabeza para después envolverse en papel film o aluminio.

Las verduras y las frutas no conviene congelarlas, pero si lo haces, antes debes eliminar las posibles bacterias limpiando y escaldando las verduras, y pelando y cubriendo de almíbar las frutas.

Si deseas congelar huevos, debes abrirlos y ponerlos en un vaso o recipiente tapado pues si los congelas con cáscara pueden estallar.

Los alimentos como los guisos, fritos y bollería como pasteles, galletas, cupcakes… se pueden congelar, pero pierden muchas propiedades. Para hacerlo correctamente, se debe esperar a que se enfrían completamente.

Hay alimentos que no se pueden congelar como los pasteles que han sido elaborados con gelatina o los rellenos con nata, natillas, mantequilla…; los merengues; la mayonesa, pues al descongelarla forma una masa sólida sin el sabor ni la textura propias; los alimentos con alto contenido en grasa; la pasta; el arroz y los guisos con patata, pues se deshacen al descongelarse.

¡Un consejo! Congela en la misma bolsita o recipiente la cantidad equivalente a una o dos raciones de comida, y etiquetalos, para saber qué es y facilitarte las cosas a la hora de descongelarlos. También es aconsejable indicar la fecha en la que lo congelaste para saber el tiempo en el que deberías consumirlo, pues por si no lo sabías… ¡también caducan los alimentos congelados!

Para más información sobre el manejo y descongelación de los alimentos, lea el siguiente artículo en nuestro blog de Eurofrits:

https://eurofrits.wordpress.com/2017/07/04/manejar-productos-congelados/