Consejos para no contagiarnos por el anisakis

Escrito por eurofrits 06-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

El anisakis es un parásito que se encuentran en el tubo digestivo de los peces y mamíferos del mar. Si consumimos pescado infectado por este gusano nos podemos contagiar, manifestándose en graves problemas de digestión y reacciones alérgicas.

Intoxicarnos con anisakis puede generar síntomas como los vómitos, náuseas, dolores abdominales, urticaria, fiebre…

Qué se debe hacer

Una vez intoxicado, los primeros síntomas no tardan en aparecer, lo que te permite actuar con rapidez y acudir a un centro médico para no empeorar la situación.

Esta intoxicación se tratará detectando y extrayendo al parásito, pero no siempre es posible, por lo que se aplican protectores gástricos en la mayoría de los casos y medicamentos para combatir las reacciones alérgicas.

Las larvas se pueden mudar del intestino a otros órganos, pero esto ocurre en contadas ocasiones debido a que el cuerpo humano no es el hábitat ideal para el anisakis.


Cómo evitarlo

En primer lugar, lo más importante es limpiar bien el pescado, separar las vísceras, y congelarlo. Una vez hecho esto, podemos descongelarlo cuando vayamos a consumirlo, cocinándolo bien. Es recomendable hacerlo a temperatura de 60 grados centígrados, pues a esta temperatura se elimina al parásito.

Si lo cocinas en el microondas es difícil asegurar que se llega a la temperatura requerida por lo que es aconsejable cocinarlo al horno, frito o a la plancha.

Se recomienda también congelarlo a -20 grados durante un día entero, pero si el pesado proviene del río, piscifactorías o pantanos no es necesario someterlo a un proceso de congelación.

El marisco tampoco es necesario congelarlo, pues no transmite esta enfermedad, incluso cuando se consume crudo.

Es importante fijarse en el congelador que tengamos en casa. Las categorías van de una estrella a cuatro. En los de 3* la temperatura es de -18ºC, por lo que se debe congelar durante una semana el pescado para asegurarnos de que mueren los gusanos.

Los congeladores de menos estrellas no garantizan la muerte del anisakis.

Comprar pescado congelado

En vez de comprar a tu pescadero, si compras pescado congelado te aseguras que está libre de anisakis y por lo tanto es totalmente seguro.

Al comprar productos congelados te puedes despreocupar de seguir todos los pasos necesarios para matar a estas larvas pues ya no hay riesgo de contagio.