Blog de eurofrits

productos congelados

Fecha de caducidad y de consumo preferente

Escrito por eurofrits 12-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

Fecha de caducidad

La fecha de caducidad la deben llevar todos los alimentos perecederos. Todos los alimentos con fecha de caducidad reflejan que no durarán muchos días y que pueden albergar bacterias o microorganismos patógenos. Éstos son la leche, los yogures, carnes, pescados, productos envasados al vacío…

Esta fecha indica el día día límite en el que se deben consumir los alimentos, pues una vez haya pasado esta fecha, se pueden encontrar en mal estado por lo que puede ser peligroso consumirlos, causando daños a nuestra salud por la posible presencia de bacterias.

Fecha de consumo preferente

Cosa distinta es la fecha de consumo preferente. La llevan los productos que son más duraderos como las legumbres, cereales, huevos, aceite, pastas...

La principal diferencia es que consumir un alimento después de la fecha de consumo preferente indicada, no te ocasiona ningún riesgo, no es perjudicial para la salud.

Pasada esta fecha, los alimentos pueden perder propiedades como el sabor, el olor, la textura, el color…

  

    


Si observamos que queda poco para la fecha de caducidad de un alimento y no lo vamos a consumir, lo podemos congelar, para así poderlos consumir una vez descongelados aunque ya haya vencido la fecha.

Es importante cocinarlos adecuadamente para asegurarnos que estén libres totalmente de microorganismos nocivos, pues hay riesgo de que existan, y más cuando se ha superado la fecha de caducidad.

Los platos que hemos cocinado también se pueden congelar antes de que caduquen, para poder consumirlos inmediatamente después de descongelarlos.

Ambas fechas son excluyentes entre sí, es decir, no pueden aparecer las dos en un mismo producto.

Los productos congelados tienen una mayor vida útil, pues se conservan durante más tiempo que los frescos, por lo que si quieres disponer de alimentos en casa sin tener que estar preocupándote constantemente de la fecha de caducidad, lo mejor es comprarlos congelados.

Existen muchas empresas que venden este tipo de productos. En Eurofrits encontrarás una amplísima variedad de productos de calidad listos para ser consumidos en cualquier momento y que te permitirán mantener una dieta variada y equilibrada.


Cómo congelar los alimentos adecuadamente

Escrito por eurofrits 10-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

Los congeladores nos permiten hacer compras grandes, pues gracias a ellos, los alimentos se conservan y mantienen en buen estado durante más tiempo. Ésto nos da la ventaja de poder disfrutar en casa de todo tipo de productos sin tener que ir a comprarlos diariamente.

Cuando compras productos congelados, es muy importante, como ya hemos recalcado en otros posts, no romper la cadena de frío. Para ello es aconsejable comprar estos productos los últimos de todos al hacer la compra y almacenarlos es bolsas isotérmicas, lo que evitará que los alimentos sufran cambios de temperatura bruscos. Se debe llegar a casa cuanto antes para meterlos en el congelador.

A la hora de congelar alimentos frescos, es crucial hacerlo únicamente con los que están en perfecto estado, pues si congelamos los que están deteriorados, al descongelarlos seguirán en las mismas malas condiciones.

Hay que saber que no todos se congelan de la misma forma.

La carne se debe limpiar y cortar en porciones.

El pescado también se debe limpiar, escamar y hay que quitarle las tripas y la cabeza para después envolverse en papel film o aluminio.

Las verduras y las frutas no conviene congelarlas, pero si lo haces, antes debes eliminar las posibles bacterias limpiando y escaldando las verduras, y pelando y cubriendo de almíbar las frutas.

Si deseas congelar huevos, debes abrirlos y ponerlos en un vaso o recipiente tapado pues si los congelas con cáscara pueden estallar.

Los alimentos como los guisos, fritos y bollería como pasteles, galletas, cupcakes… se pueden congelar, pero pierden muchas propiedades. Para hacerlo correctamente, se debe esperar a que se enfrían completamente.

Hay alimentos que no se pueden congelar como los pasteles que han sido elaborados con gelatina o los rellenos con nata, natillas, mantequilla…; los merengues; la mayonesa, pues al descongelarla forma una masa sólida sin el sabor ni la textura propias; los alimentos con alto contenido en grasa; la pasta; el arroz y los guisos con patata, pues se deshacen al descongelarse.

¡Un consejo! Congela en la misma bolsita o recipiente la cantidad equivalente a una o dos raciones de comida, y etiquetalos, para saber qué es y facilitarte las cosas a la hora de descongelarlos. También es aconsejable indicar la fecha en la que lo congelaste para saber el tiempo en el que deberías consumirlo, pues por si no lo sabías… ¡también caducan los alimentos congelados!

Para más información sobre el manejo y descongelación de los alimentos, lea el siguiente artículo en nuestro blog de Eurofrits:

https://eurofrits.wordpress.com/2017/07/04/manejar-productos-congelados/ 


Consejos para no contagiarnos por el anisakis

Escrito por eurofrits 06-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

El anisakis es un parásito que se encuentran en el tubo digestivo de los peces y mamíferos del mar. Si consumimos pescado infectado por este gusano nos podemos contagiar, manifestándose en graves problemas de digestión y reacciones alérgicas.

Intoxicarnos con anisakis puede generar síntomas como los vómitos, náuseas, dolores abdominales, urticaria, fiebre…

Qué se debe hacer

Una vez intoxicado, los primeros síntomas no tardan en aparecer, lo que te permite actuar con rapidez y acudir a un centro médico para no empeorar la situación.

Esta intoxicación se tratará detectando y extrayendo al parásito, pero no siempre es posible, por lo que se aplican protectores gástricos en la mayoría de los casos y medicamentos para combatir las reacciones alérgicas.

Las larvas se pueden mudar del intestino a otros órganos, pero esto ocurre en contadas ocasiones debido a que el cuerpo humano no es el hábitat ideal para el anisakis.


Cómo evitarlo

En primer lugar, lo más importante es limpiar bien el pescado, separar las vísceras, y congelarlo. Una vez hecho esto, podemos descongelarlo cuando vayamos a consumirlo, cocinándolo bien. Es recomendable hacerlo a temperatura de 60 grados centígrados, pues a esta temperatura se elimina al parásito.

Si lo cocinas en el microondas es difícil asegurar que se llega a la temperatura requerida por lo que es aconsejable cocinarlo al horno, frito o a la plancha.

Se recomienda también congelarlo a -20 grados durante un día entero, pero si el pesado proviene del río, piscifactorías o pantanos no es necesario someterlo a un proceso de congelación.

El marisco tampoco es necesario congelarlo, pues no transmite esta enfermedad, incluso cuando se consume crudo.

Es importante fijarse en el congelador que tengamos en casa. Las categorías van de una estrella a cuatro. En los de 3* la temperatura es de -18ºC, por lo que se debe congelar durante una semana el pescado para asegurarnos de que mueren los gusanos.

Los congeladores de menos estrellas no garantizan la muerte del anisakis.

Comprar pescado congelado

En vez de comprar a tu pescadero, si compras pescado congelado te aseguras que está libre de anisakis y por lo tanto es totalmente seguro.

Al comprar productos congelados te puedes despreocupar de seguir todos los pasos necesarios para matar a estas larvas pues ya no hay riesgo de contagio.


La importancia de llevar una dieta variada

Escrito por eurofrits 04-07-2017 en eurofrits. Comentarios (0)

Alimentarnos con una dieta equilibrada es esencial para mantener nuestro cuerpo sano y prevenir enfermedades.

Para ello, es importante consumir alimentos que nos proporcionen todos los nutrientes que necesitamos para desarrollarnos y funcionar correctamente.

Una dieta equilibrada implica comer de todo cada día, es decir llevar una dieta variada.

Comer bien no consiste en comer mucho, sino que hay que comer de cada alimento la cantidad y calidad justa.

Llevando este tipo de dieta:

-  Mejorará tu estado de salud, que se reflejará en tu aspecto físico.

Aumentarán las defensas que te mantendrán alejado de muchas enfermedades.

-  Los órganos funcionarán mejor.

Evitarás las enfermedades relacionadas con el exceso o falta de consumo de vitaminas y nutrientes.


Eurofrits, productos congelados variados

Eurofrits es una empresa líder en el sector de productos congelados. Ofrece una amplia variedad de productos de calidad que te permitirán llevar una dieta variada y saludable.

Entre su amplia gama destacan sus especialidades de pescados y de productos de ave, vacuno y cerdo, así como croquetas y sus alimentos de patata como las tortillas congeladas.

Además de todos estos productos, Eurofrits propone introducir a tu dieta una extensa oferta de tapas de gran calidad. Alimentos gourmet para completar tu alimentación y hacer que tus platos dejen de ser monótonos. Entre sus Typical Tapas puedes encontrar desde delicias de pollo como palomitas o palitos de pechuga, hasta cremosas bolitas de bacalao con pimiento de piquillo o snacks jalapeños. 


Historia de la congelación de alimentos

Escrito por eurofrits 26-06-2017 en productos congelados. Comentarios (0)

La costumbre de congelar los alimentos para conservarlos ha sido utilizada desde hace miles de años. Los prehistóricos usaban agua y hielo para evitar que las presas que habían cazado se descompusieran.

Pasado un tiempo, durante la Edad Antigua y Media, se especializaron un poco más y usaban especias y sal, pues descubrieron que así se mantenían mejor los alimentos.

El primer frigorífico con electricidad fue inventado en 1748 por el señor Cullen, lo que revolucionó el mundo de los alimentos. Así las cosas, en 1842, se usó por vez primera la congelación para uso comercial.

Pero el verdadero cambio se da en 1874, cuando se usó un barco para transportar carne durante una travesía de más de 100 días. Este cargamento llegó en perfecto estado gracias a los frigoríficos que se usaron. El barco se conoce con el nombre de "Le Frigorifique".

En los años veinte se descubrió que, a mayor rapidez de congelación, mejor se conservan los alimentos en cuanto a su sabor y aspecto.

Los primeros productos congelados se sirvieron en 1945 en las líneas de aviones de Estados Unidos y a España llegan las verduras y los pescados congelados en los 60.